Archivos Mensuales: octubre 2014

Tocino & Velocidad

La electrónica es muy parecida a cocinar. Es fácil, solo es cuestión de paciencia y seguir la receta o el manual. En la cocina, si te pasas de cocción, quemas las cosas y en electrónica, si te pasas con los amperios, pasa lo mismo, lo achicharras todo.


Tienes que medir los alimentos justos para los comensales, al igual que en electrónica tienes que medir la resistencia del circuito para no llegar al final pasándote o quedándote corto.

La mejor metáfora para entender algo tan complejo a priori como la electricidad, me la explicó un profesor en Londres, y es así:

Un circuito eléctrico es igual que una carrera ciclista. Donde los electrones son los ciclistas y la salida es el polo negativo de la batería. La meta es el otro polo de la pila o batería. En la carrera todos los ciclistas salen como locos, en un pelotón sin sentido, y con un bocadillo de bacon en el bolsillo, el bocadillo de bacon son los voltios.


Así los ciclistas van todos locos con su bocata de bacon, y al final del circuito tienen que llegar ordenados y sin bocadillo. Para esto, necesitas calcular bien el tamaño del bocadillo, para que ni sobre ni falte, como en una comida normal, y luego hacer que todos ellos lleguen ordenados. Para eso se les hace pasar por una resistencia, que los deja a todos en fila de a uno, esto es como si fuera el sprint final de la carrera. La intensidad de la carga seria, la velocidad media a la que van los ciclistas en la carrera.

El truco, es conseguir que los ciclistas (electrones) lleguen al final, en fila de a uno y con el bocata recién terminado.


Carrera Ciclista = Circuito eléctrico

Ciclista = Electrón

Bocadillo = Voltios, el potencial eléctrico

Velocidad = Amperios, Intensidad eléctrica

Sprint = Ohmio, la resistencia.


Untitled-1


Por lo cual podremos reformular la formula eléctrica básica, y descubrir una cierta estupidez.

El sprint de una carrera ciclista es igual al bocadillo de bacon dividido entre la velocidad.

De aquí podremos deducir, que tienen mucho que ver el tocino con la velocidad.

La historia de las bridas

Si hubiera que rescatar dos inventos de toda la historia de la humanidad, sin los que no hubiéramos podido llegar a las actuales cotas de estupidez y evolución, estos serían el mando a distancia y las bridas.




Las bridas, que son capaces de reparar cualquier otro objeto, por lo que entendido así, es el invento que soluciona todas las cagadas del resto.




Inventadas en 1958 por dos ingenieros de Princeton, Robert Thomas y Hobart Betts, para su compañía Thomas & Betts. En principio se usaron para ordenar los líos de cables de los aviones, eran metálicas y las llamaron Ty-Rap. Éstos las patentaron, en su versión de metal, forrándose un poquito, porque a los señores se les olvidó patentar la versión de Nylon, las que usamos hoy en día, así que estarán aún dándose cabezazos en la lápida por la tontería esa.




Hoy en día hay cientos de tipos de colores para bridas, y cientos de usos en catálogo e infinitos en tu cabeza. De colores, de nylon, con marcador, con panel, con tornillo para montar, con impresión, de inoxidable, de velcro o con ojos bonitas.

</br>

</br>

No creo que exista ningún sitio donde sobre una brida, y posiblemente uno de los fallos de guión mas estrepitosos fue que MacGyver nunca las usara, algo inexplicable solucionando su vida con cinta americana, de la que hablaremos en futuros escritos.




Dentro del mundo “do it yourself” para gente con hijos o gente ociosa, es un elemento recurrente para hacer tonterías, desde lámparas, pulseras (la policía las usa mucho como pulseras, sí), objetos sin uso pero molones









También válidas para hacer osos o para dejar mensajes.